Experiencias aulas TEA

En el curso escolar 2013/2014, las Escuelas Infantiles pertenecientes a la Fundación Montemadrid, inician un proyecto experimental para obtener la consideración de Centro de Escolarización Preferente para alumnos con trastornos del espectro del autismo (TEA). Las Escuelas Infantiles son las siguientes:

• Escuela Infantil “Adela Abrines Castaños”

• Escuela Infantil “Alfredo López”

• Escuela Infantil “Conde de Elda”

• Escuela Infantil “Javier García Pita”

Desde nuestra experiencia y teniendo en cuenta los nuevos paradigmas a nivel de la atención a los niños y sus familias, consideramos necesario generar y promover nuevos modelos y estrategias de atención en los contextos social y educativo.

La atención integrada a la diversidad que forma el núcleo de nuestro proyecto educativo, supone una oportunidad propicia para realizar una transición desde los planteamientos de la escuela integradora hacia una escuela inclusiva, lo cual implica un nuevo y más amplio emplazamiento de alumnos con distintos grados de discapacidad o de riesgo social junto a quienes no los tienen, mejorando las competencias de la escuela y la participación de los alumnos en ella, en un contexto de calidad educativa.

Se trata de avanzar en el proceso de integración escolar, desarrollar estrategias que hagan posible el progreso de todos evitando la exclusión, y promoviendo una actitud de plena aceptación de las diferencias que se refleje en la escuela como agente de socialización y cambio.

Desde este punto de vista, el nuevo reto que se plantea en nuestras Escuelas Infantiles es la atención a los niños con trastornos del espectro del autismo (TEA), a través de unas aulas, unos profesionales y una metodología capaces de aplicar las técnicas y procedimientos más innovadores en la atención a este alumnado y a sus familias.

Para ello, las Escuelas Infantiles de la Fundación cuentan con un Aula TEA de estas características y con los recursos humanos y materiales esenciales para avanzar en esta exigente tarea educativa.

En conclusión, se trata de construir una nueva escuela para todos, capaz de ofrecer una educación adecuada a las características y posibilidades de todos sus alumnos, promoviendo en ellos el mejor desarrollo posible y considerada como una búsqueda permanente de formas más adecuadas para responder a la diversidad: Una escuela para todos.